Este tamaño aún no está listo.

Large

InicioBlog¿Por qué endurece el cemento?

¿Por qué endurece el cemento?

El cemento es un polvo, ¿no? que al agregarle agua y mezclarlo se endurece.
Hasta ahí todos de acuerdo pero ¿Qué pasa en el proceso?

Resulta que el cemento tiene compuestos que son inestables, por eso al agregar agua cambian de forma. En particular unos que, al entrar en contacto con líquido, forman una especie de gelatina o cristales.

En principio, el cemento es una mezcla de polvos deshidratados de silicato dicálcico, aluminato tricálcico y silicato tricálcico. Igualmente, integra otros compuestos como hierro y magnesio, pero también yeso, cuando lo que se pretende es retrasar el proceso de endurecimiento. Es por ello que, estos materiales inestables al ser mezclados con agua, -especialmente el silicato tricálcico que origina hidróxido de calcio- dan lugar a un producto de apariencia y sensación gelatinosa.

Cuando esta sustancia se cristaliza, las partículas de piedra y arena propias del cemento se fusionan en una pasta, que mientras más aire recibe, más se endurece. Esta particularidad, no es siquiera afectada con la presencia de agua, ya que se ha convertido en cemento endurecido, un nuevo material que es imposible retome su apariencia original, la única forma es que se triture.

El cemento es lo que se llama un conglomerante hidráulico: una materia que mezclada con agua, forma una pasta.

Esta pasta, mientras más contacto tiene con el aire, más se endurece y, una vez endurecido completamente, mantiene su condición aún bajo el agua. Es decir que nunca vuelve a su condición de polvo, a excepción de ser triturado.

Por eso hablamos de fraguar el cemento y no de secar el cemento: lo que se seca puede volver a mojarse pero lo fraguado nunca vuelve atrás porque ya ha reaccionado químicamente y se ha transformado en otra cosa.